Ariel Costas

Problemas con mi servidor de correo electrónico (y Microsoft)

Desde hace varios meses he alojado mi propio servidor de correo electrónico, primero con Postfix y luego con OpenSMTPD, del que tengo una guía publicada. Ahora bien, siempre he tenido un problema, llamado Microsoft Outlook.

Según he podido comprobar, varias veces y con varios dominios diferentes, el servidor de correo de Microsoft admite muchos de mis mensajes sin dar error, pero estos nunca llegan a su destino final. Por tanto, me ha ocurrido de estar semanas o meses esperando respuestas a correos que nunca habían llegado a su destinatario.

De hecho, hoy he tenido que abrir una cuenta de correo específicamente para mandar un correo a una empresa (en concreto, la de transporte urbano de mi ciudad) que usa Outlook como su proveedor de correo electrónico. Llamé para preguntar si habían recibido correos desde mi cuenta, y me dijeron que no tenían ninguno.

El monopolio caprichoso de Microsoft

En su día tenía estos problemas, y abrí un ticket de soporte con su equipo para que no bloqueasen mi IP, y me dijeron que no cumplía con «sus requisitos», y me denegaron el desbloqueo. Unos meses después, probé nuevamente a mandar mensajes desde esa dirección a Outlook, y llegaban sin problemas.

No fue hasta que mandé un correo a una cuenta de MS 365 que me dí cuenta de que estaba silenciosamente bloqueado, estando Microsoft no solo bloqueando por capricho sino incumpliendo los estándares de correo electrónico.

Según SMTP, si un corroe es rechazado, debe comunicarse al emisor de que lo ha sido, o que ha habido un error. Pero no decir expresamente que se ha entregado sin problemas cuando realmente nunca ha llegado a destino.

Mi sistema de correo cumple todos los estándares cuya implementación no tiene coste económico: SMTP via TLS, DKIM, SPF y DMARC. Desde esta dirección IP no se ha enviado nunca mensajes de Spam o engañosos, o cualquier cosa que la hiciera merecedora de un bloqueo.

Sin embargo, parece que por capricho de un proveedor de servicios y softwawre incompetente y a la que le gusta el monopolio, alojar tu propio servidor es una misión complicada, por no decir imposible. Tengamos esto en cuenta antes de elegir a qué empresas delegamos nuestra tecnología.