Ariel Costas

Mi opinión sobre las Ray-Ban Stories de Meta

Sin tiempo no era: las distópicas Ray-Ban Stories de Meta (aka fakebook) han llegado a España, pudiendo grabar vídeos de hasta un minuto de duración.

Al parecer cuentan con una cámara de 5 megapíxeles y lentes en ambos extremos frontales, así como un altavoz y tres micrófonos para hacer llamadas y grabar audio.

Es erróneo llamarles distópicas pues no son una representación ficticia: estas gafas son reales y pueden comprarse. Cualquier persona que las lleve ayudará a Fakebook a conocer el mundo físico, reconocer caras en lugares y utilizar todo esto para sus fines perversos. Y lo peor es que no tenemos ninguna forma de prevenir o evitar esto.

Meta dice que han hecho una guía de uso correcto para los compradores, pero ¿qué evita que alguien con malas intenciones se salte esa guía? ¿Y qué pasa con la vigilancia que pueda hacer Facebook con estos dispositivos? Claramente, quienes tienen el poder de hacer esta tecnología aceptable, no lo harán:

¿No llegaba con tener cámaras en todas partes, móviles escuchando TODO lo que se habla y monitorizando todos los sitios a los que vas, y junto a quien estás? ¿No llegaba con saber TODO lo que buscas y visitas en Internet, todas las llamadas y mensajes (a veces sin su contenido) que realizas y todas tus compras?

Aparentemente no, hemos alcanzado un nuevo hito en la humanidad que consiste en llevar un dispositivo que nos espía a nosotros y a los de nuestro entorno como un accesorio de moda. ¿Y lo peor de todo? No hay forma de pararlo que no implique violencia o un largo proceso de lucha.