Veintiocho días escribiendo a diario

Esta es la entrada número 28 de este blog. Llevo 28 días seguidos escribiendo al menos un post diario sobre algún tema que me pareciera reseñable. Mi idea es seguir con este proyecto a largo plazo, salvo que en algún momento me perjudique de algún modo.

Escribir me está pareciendo bastante útil. No solo porque pueda dejar por escrito lo que se me pasa por la cabeza «para la posteridad», sino porque me ayuda a aumentar mi vocabulario. Más de una vez estas últimas semanas he buscado en internet sinónimos de palabras para evitar repetirla demasiado, o expresiones algo menos conocidas, o cualquier otra cosa.

No es necesario escribir en público tampoco, puedes escribir tus textos y guardarlos de forma privada, por ejemplo en una carpeta «protegida» del servicio de almacenamiento que uses (para evitar cualquier acceso no autorizado) para el día que decidas leer a tu yo del pasado. O si crees que necesitas compartir esto con alguien por el motivo que sea, darle acceso.

En resumidas cuentas, escribe. No necesariamente en público, pero escribe. Y no hablo de un toot de 500 caracteres o mensajes de WhatsApp. Textos en condiciones, con varios párrafos. Si no, puedes grabarte hablando de un tema en plan podcast, aunque sea más complejo a la larga para buscar algo en concreto, frente al texto. Pero eso, escribe.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *